Seleccionar página

La kombucha es la bebida fermentada que despierta pasiones. Su sabor peculiar va acompañado de beneficios para la salud.

Naturalmente gaseosa

Actualmente se pueden encontrar bebidas comerciales a base de kombucha con distintos sabores. Pero, la calidad es muy variable.

La kombucha se obtiene fermentando té verde o negro azucarado con una colonia de microorganismos de aspecto gelatinoso.

El resultado es una bebida carbonatada (es naturalmente gaseosa) con un sabor parecido al de la sidra, muy rica en probióticos que enriquecen la microbiota intestinal y producen una amplia serie de efectos beneficiosos en la salud, comparables a los del kéfir o la chucrut casero.

Lo dicho, se venden kombuchas pasteurizadas que no contienen ningún microorganismo vivo o productos con una cantidad excesiva de azúcar. Elige una kombucha con microorganismos vivos.

 

¿CUÁLES SON LAS PROPIEDADES?

Es digestiva: gracias al efecto de las bacterias beneficiosas que refuerzan la microbiota. También contiene una variedad de ácidos orgánicos con propiedades antiinflamatorias.

Es antioxidante: la bebida conserva los polifenoles del té verde o del té negro con que se prepara. Los estudios indican que los bebedores de té verde tienen un riesgo menor a la media de sufrir cáncer de próstata, de pecho y de colon.

Protege el hígado: estimula las enzimas hepáticas que inactivan y eliminan compuestos tóxicos. Reduce su toxicidad hasta en un 70 por ciento.

Refuerza el corazón: reduce los niveles de colesterol malo y aumenta los del bueno en tan solo 30 días.

Mejora el metabolismo de los azúcares y el funcionamiento de los riñones. Los bebedores habituales de este té tienen un riesgo un 18% menor de desarrollar diabetes.

¡Es hora de incorporarla a tu dieta!

Vía cuerpomente.com

PUBLICAR UN COMENTARIO

0 comentarios

×